Sin duda la historia de un lugar o de una ciudad se refleja en buena medida en sus edificios y en el estilo arquitectónico de sus calles. La ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, fundada hace más de 500 años, cuenta con infraestructuras de diversas épocas históricas y distintos estilos arquitectónicos propios de cada época. La contrucción más representativa de la ciudad es la Catedral de Santa Ana como cuya obra se inició en el año 1500 y tiene una fachada de estilo neoclásico.

 

A principios del XX, Canarias y sobre todo Las Palmas de Gran Canaria vive un esplendor arquitectónico principalmente con dos estilos, el modernismo y el racionalismo. Ambos movimientos arquitectónicos dieron como fruto una multitud de edificios simbólicos que forman parte del patrimonio de la ciudad. Para que el visitante pueda conocer en profundidad dichos edificios representantes de cada estilo arquitectónico el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha diseñado dos rutas diferentes.

 

Sobre el modernismo, cabe destacar que tiene su origen a principios del siglo XX en toda Europa y que presenta como principales características la bella ornamentación vegetal, que puede estar estilizada con una línea naturalista, el empleo de la línea curva sinuosa en los dibujos de las fachadas y la profusión de motivos decorativos.  En Gran Canaria se caracteriza por las influencias recibidas por los ciudadanos ingleses residentes en las islas, adquiriendo un marco propio y diferente, convirtiéndose así en el máximo exponente del modernismo español junto con el modernismo catalán.

 

En la ruta modernista diseñada por el ayuntamiento de la ciudad, destacan las obras del artista canario Néstor Martín – Fernández de la Torre (1887-1938), que es considerado el representante más importante del modernismo y creador de un estilo propio, el Neocanario, que plasmaba en la pintura, escultura, arquitectura y en la moda los elementos de la identidad canaria. Durante el recorrido podremos encontrar magníficos ejemplos de este estilo arquitectónico como son: las fachadas de la calle Mayor de Triana, el kiosco del Parque San Telmo, el interior del Gabinete Literario y el entorno de la plaza Santa Ana.  

 

Boceto original del Pueblo Canario. Néstor-Martín Fernandez de la Torre

En cuanto al racionalismo, sus comienzos se remontan a 1920. Es un estilo donde desaparecen todos los elementos decorativos y accesorios. Además, se utilizan nuevos materiales y predomina el equilibrio de líneas rectas, el juego de volúmenes, la horizontalidad y, sobre todo, la sobriedad y sencillez. En Las Palmas de Gran Canaria, este estilo arquitectónico tuvo su principal emplazamiento en el barrio de Ciudad Jardín, que en los años treinta pasó a ser una zona residencial para familias de clase media y alta de la ciudad. Igualmente, bajo esta influencia racionalista se diseñaron numerosos edificios de carácter público.

 

En el recorrido de edificios racionalistas planteado por el ayuntamiento capitalino se podrán observar los edificios emblemáticos de esta corriente arquitectónica como la Casa Palacio del Cabildo, el teatro Cuyás, el Hotel Parque, así como las mencionadas viviendas unifamiliares situadas en la zona de Ciudad Jardín.

 

En los siguientes enlaces podrá encontrar el detalle de las rutas y  podrá acceder a más información: 

 

Ruta Nestor modernismo neocanario (ESP)

Ruta Arquitectura racionalista